El secreto que nadie te ha contado para dominar la asertividad

El secreto que nadie te ha contado para dominar la asertividad

Comparte este contenido:

La asertividad se conoce popularmente como la capacidad y determinación para decir NO, y hay gente que además reconoce que le cuesta hacerlo, y que además se suele lamentar o arrepentir cuando ya es tarde, ante una invitación o propuesta que, en realidad, no quiere aceptar o sencillamente no le apetece. Cuando te acercas a la lectura de esta soft skill descubres que ser asertivo es respetarse a uno mismo respetando al otro también, y hay formas de relacionarse y comunicarse salvaguardando los propios derechos y necesidades.

Pero poca gente sabe que ser asertivos también consiste en decir SÍ, también es aceptar con decisión y valentía un compromiso, como el voluntariado, también es decir “te amo”, “te aprecio” o “eres una gran persona”, es decir, elogiar y potenciar a otros, y no por ello somos menos nosotros o nos restamos importancia: todo lo contrario, ya que las personas que elogian y refuerzan a otros (de forma ajustada, no adulando sin más) son consideradas mejores personas, más humanas y solidarias, y generan mejores redes de amistad y sociabilidad.

En Talante Solidario damos mucha importancia a esta competencia en el voluntariado, y de hecho planteamos los tres objetivos siguientes en el entrenamiento de la asertividad:

  • Expresar de forma educada, libre y sincera, tanto para aceptar / mostrar acuerdo como para rechazar / mostrar desacuerdo, tus ideas, sentimientos, criterios y necesidades ante los demás.
  • Afrontar situaciones difíciles, injustas o de necesidad humana con valentía, seguridad y determinación, independientemente de lo que puedan pensar, valorar o decir otras personas.
  • Lograr tus objetivos, los objetivos compartidos de un proyecto, así como ayudar a otros a mejorar y lograr sus objetivos, orientado/a por los valores, convicciones y principios que te mueven.

Beneficios de desarrollar tu capacidad asertiva en el ámbito laboral

Si pensamos en un proyecto de ayuda a otros o a la comunidad, vemos que los tres objetivos anteriores son esenciales para lograrlo. Pero, ¿qué ocurre si pensamos estos mismos objetivos en el ámbito de una empresa o trabajo? ¿Es necesaria la asertividad hoy en el mundo laboral? Vuelve a leer los tres objetivos del epígrafe anterior otra vez imaginándote en estas situaciones:

  • Estás en una reunión de un equipo de proyecto (de trabajo), valorando propuestas e ideas, y tú quieres comentar una idea genial que se te ha ocurrido, además de las que han comentado ya algunos compañeros…
  • Estás ante un beneficiario (cliente) difícil, que pretende hacer un uso abusivo de sus derechos, porque dice que “el cliente siempre tiene la razón”, sin respetar su turno, hablando mal de tu entidad, montando un número para influir en el resto de usuarios (clientes)…
  • Respecto a tu trabajo, llevas varios meses en la empresa y has recibido una oferta mejor en salario y condiciones de otra empresa, que justo necesitas, pero estás muy a gusto donde estás, aunque consideras que deberían actualizar tu salario con más incentivos, y quieres negociar desde la evidencia de la otra oferta…

Te habrás dado cuenta que en todas las situaciones -tanto la derivada de tu voluntariado, como en el ámbito laboral- la asertividad es esencial y necesaria, y marcará la diferencia entre el logro de tus objetivos y los objetivos compartidos con tu equipo y empresa. Es decir: hay una relación directa entre ser asertivo y lograr los objetivos, obtener resultados en la empresa. Por tanto, los trabajadores no asertivos, es decir tanto si son pasivos (no expresan sus ideas y necesidades), como si son agresivos (tratan de imponer a otros sus ideas y necesidades sin importarles las de los demás), no interesan, no son seleccionados. Pasividad y agresividad son los dos extremos no deseables o disfuncionales de las relaciones de intercambio social, relaciones interpersonales, entre los que suele situarse la asertividad como comportamiento eficaz y funcional.

¿Cómo saber mi grado de asertividad y cómo puedo mejorarla?

Como parte del entrenamiento en asertividad desde el modelo de coaching prosocial Talante Solidario, es decir, entrenamiento de los conocimientos, destrezas y actitudes de las soft skills en tiempo real durante la experiencia de voluntariado, planteamos a todos los alumnos un sencillo test de asertividad y ansiedad social que puedes descargarte aquí.

¿Quieres dar un primer paso en tu mejora asertiva? Te invitamos a hacer este test de autoconocimiento en situaciones difíciles, y tras el test hazte las tres preguntas siguientes:

  • ¿Qué tipo de situaciones difíciles son las que más me cuesta afrontar? ¿Y las que menos?
  • ¿Cómo afrontan este tipo de situaciones que más me cuestan las personas asertivas y competentes? ¿Puedo identificar a alguna y pedirle consejo desde su experiencia?
  • ¿Qué ocurre si demoramos nuestro afrontamiento de las situaciones difíciles o sencillamente no las afrontamos?

TEST DE AUTOCONOCIMIENTO

Valora en qué medida las situaciones siguientes te suponen más o menos ansiedad y más o menos dificultad en afrontarlas, siendo 1 = poca ansiedad / poca dificultad y 5 = mucha ansiedad / mucha dificultad.

Test para medir la asertividad

Como podrás comprobar en este test, hay una relación estrecha entre asertividad y ansiedad social, y no basta con saber lo que es la asertividad y querer ser más asertivos: también hay que tomar conciencia de nuestro grado de ansiedad social y aprender a manejarla con estrategias de afrontamiento progresivo de estas situaciones difíciles o incómodas. Asertividad y ansiedad social van de la mano y se retroalimentan mutuamente: a medida que mejoramos una, va mejorando la otra y así vamos ganando en seguridad y autonomía asertiva.

La carta de agradecimiento: un ejercicio de entrenamiento asertivo al alcance de todos

En Talante Solidario, además de ofrecer una buena experiencia de aprendizaje teórico de cada competencia, promovemos y facilitamos una serie de ejercicios de entrenamiento práctico en el propio voluntariado. Uno de esos ejercicios, en el caso de la asertividad, consiste en escribir una carta de agradecimiento a una persona que realmente sea merecedora de este reconocimiento, y con ello fomentamos una asertividad positiva también, ya que, como hemos comentado al principio, la asertividad es mucho más que decir no o rechazar algo con educación.

El secreto que nadie te ha contado para dominar la asertividad

Nos gustó especialmente el ejercicio de Fátima, voluntaria de FUTUCAM, que escribió esta carta de agradecimiento a su hija, debido a su gran papel de “hermana mayor” de otra niña tutelada en dicha entidad:

“Hola, me dirijo a ti con esta carta tan especial, para contarte lo que pienso y siento con respecto a tu relación con nuestra tutelada.

Desde muy pequeña has compartido muchos momentos y situaciones con ella, de los que habéis disfrutado ambas, y manejado con una agilidad impresionante. Con tu dulzura y cercanía hacia ella, con la naturalidad que te caracteriza, has conseguido ganarte su confianza y cariño. Siempre has estado a su lado, ayudándola, escuchando lo que cuenta, jugando con ella, etc. consigues contagiarle tu alegría incluso en los momentos más difíciles.

Me encanta esa tranquilidad que tienes y ese saber estar con el que manejas ciertas situaciones, lo observadora que eres, el respeto que tienes hacia los demás y sobre todo lo solidaria que eres con todo el mundo. Disfrutas ayudando a las personas. Todo esto hace que  en cada salida familiar, junto a ella, todo sean risas y alegrías. Me encanta cuando os veo juntas «tramando algo»

No cambies nunca esa personalidad, donde la solidaridad  y  la colaboración para ayudar a los demás, ocupa un lugar tan especial. Sólo con gente como tú, podremos cambiar, aunque sea un poquito, el mundo que nos rodea.

Un beso muy grande”.

A lo largo de este post hemos podido comprobar que la asertividad es una soft skill básica, no sólo en el voluntariado, sino también en el ámbito laboral y en nuestra vida en general. Pero esto pasa también con todas las competencias sociales que entrenamos en Talante Solidario, con lo que podemos afirmar que ayudamos a las personas y a las sociedades a ser mejores, es decir, más competentes en humanidad y en solidaridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.